Conoce a los Virtual Interns

Continuar educándose. Buscar el mejor equipo.  Preguntar. Ser éticos y honestos.  Encontrar lo que los llena.  No tenerle miedo al cambio.  Diseñar tu futuro.  Dar siempre lo mejor de ti.

Estos son algunos de los consejos que nuestros clientes y amigos le ofrecieron al grupo de 19 estudiantes que participaron de una experiencia de aprendizaje virtual durante el verano.

En un año donde todos nos hemos visto obligados a repensar la manera en que vivimos, trabajamos, compartimos y aprendemos, tuvimos la oportunidad de crear un programa estructurado donde los estudiantes pudieron conocer más a fondo el complejo y diverso mundo de las comunicaciones.

Durante seis semanas, los jóvenes pudieron “aprender haciendo” de la mano del equipo de The Big Think Group y de invitados especiales – todos expertos y reconocidas figuras en el campo del periodismo, eventos especiales, manejo de crisis, y el mercadeo de “influencers”.

Además, cada estudiante tuvo la experiencia de conocer y compartir a profundidad con algunos de nuestros clientes, aunque fuese de manera virtual. En estas páginas, verán el resultado de estas conversaciones.  Son relatos de trayectorias profesionales entrelazadas con temas universales, vivencias personales y sabios consejos para esta nueva generación que se forja.  A ellos, nuestro más sincero agradecimiento por el tiempo dedicado.

A ustedes, los “Virtual Big Thinkers”, felicidades por atreverse a lanzarse en esta aventura junto a nosotros.  Sabemos que les augura un futuro prometedor.  Puerto Rico y el mundo los espera.

Think Big!

  • A Puerto Rican Virtual Summer

    Margaret MillerickIt is easy to agree that the pandemic took a huge toll on peoples’ plans for the year. For me, similar to countless other college students this past summer, many internship programs had been cancelled before they even began. I felt so much pressure and stress as I was hoping to get internship experience before I started my junior year at Marquette. As June quickly started approaching and times still uncertain, I was still looking for a job.

    One day, I happened to stumble upon a posting from the Internship Coordinator, Sheena Carey, who had been frequently tweeting various internship opportunities that were still available for the summer. One that caught my eye was an internship from a Marquette Diederich alum, and it was virtual – perfect! Before the interview, I did extensive research on the company, The Big Think Group (TBTG), and quickly realized that it was located in San Juan, Puerto Rico – which was definitely not what I was expecting. Some of their clients include New Fortress Energy, Chrysler, T-Mobile and McDonald’s. The services that they provide are digital and social media marketing, crisis management, product marketing, and brand launches.  After the interview, I realized that this would be a great way to gain experience in the marketing/PR field in a very unique way. Although there was a language barrier and the company was in Puerto Rico, I was up for the challenge.

    The moment I started the internship, I felt very welcomed and included. The staff and the interns went the extra mile to ensure that I was not missing important information. The majority of the meetings were conducted in Spanish, with English PowerPoints. I was assigned a translator who provided translations during the weekly meetings, guest speaker presentations, and emails. Each week, interns were grouped and given an assignment. Being the only non-Puerto Rican intern definitely had its challenges, but each time I was assigned to a new group, all the other students would speak and write in English. Their flexibility throughout the internship program was very eye-opening and humbling, as they helped me navigate through things such as news sources that were in Spanish, or people and places in Puerto Rico that were very well known and could be helpful for projects that we were assigned to that week.

    Before the internship, all I really knew about Puerto Rico was that it is a U.S. territory and that they had experienced the devastating Hurricane Maria in 2017. The hurricane killed over 4,000 people, destroyed thousands of homes, roads, knocked out the power for months, and caused heavy flooding throughout the island. During the internship, I learned about some popular Puerto Rican social media influencers, the Lote 23 food truck park, and how the island is currently dealing with protests for the Black Lives Matter movement. In addition, I learned how they are still recovering from Hurricane Maria and are slowly trying to re-build the economy.

    A company that is helping them rebuild is Puerto Rico Science, Technology and Research Trust.  As part of the final project of the internship, I was honored to interview their CEO, Lucy Crespo.  The Trust, is a non-profit organization that is dedicated to investing and promoting innovation to advance Puerto Rico’s economy. A former Hewlett Packard General Manager, Ms. Crespo is one of the most influential and well-known women in Puerto Rico. Therefore, I tried to ask questions that would shed light on how she achieved her success.

    My first question was, “What is your advice for college students trying to get started in the business world?” Ms. Crespo stated to be very passionate about what it is that you want to do. She really believes in working hard and having a mission which created a roadmap for her when she graduated college.

    The next question I asked was, “What is the most rewarding part about being CEO of the Trust?” She said that when she first started in 2015, they had a very small team and as a result, she had the opportunity to work on many projects, and contribute ideas that helped the Trust grow.  Currently, the Trust has over 200 employees and about 16 programs and has become a leading organization for research in Puerto Rico.  Looking back on her five years since starting at the Trust, she said it is really rewarding that her strategic plan has come to life and was successful.

    The third question I asked her was, “What is the biggest challenge of navigating a non-profit organization through a pandemic, and did you look at similar organizations or did you just go with what you thought would work best?” Ms. Crespo stated that the biggest challenge for non-profit organizations such as the Trust, is having sustainable funds, because if you don’t have the margins, you will not be able to deliver what it is you want to do. She said for them, one of the main objectives was to increase the capacity of innovation of Puerto Rico. However, they also know that they have to diversify the funds that they receive. At the time, they were 100 percent funded by the local government. Now, they receive a little over 50 percent federal funding as well as funding from private institutions. Funding has been really growing in Puerto Rico and she really wants to explore different options to expand resources, manage programs, and take more responsibility to create a more sustainable future for the Trust. Currently, they are establishing an endowment which is very important for the programs at the Trust which will eliminate the worry of running out of funding which happens, often, with non-profit organizations.

    My last question that I asked was, “What have you learn about yourself during the pandemic while leading the Trust through it?” She said that her biggest lesson is that you always have to look for the best people and/or team to work with you. When she came to the Trust, she had to form a resource team of people who had the best skill set for the job, especially communications skills.

    Through this interview, I was able to learn more about the Trust as well as Puerto Rico’s economy. Ms. Crespo provided great insight into what it takes to lead a major non-profit organization.

    My experience with the internship was great. I loved learning public relations concepts such as how to analyze a crisis, how to find influencers, monitoring a news story, and connecting with real world professionals as they told their experience in the industry. I never imagined my summer would involve working virtually with a public relations and communications firm that is located in Puerto Rico. Although the language barrier was challenging at times, it was fun to test out my high school Spanish. I really enjoyed connecting with peers about things beyond the internship, such as school and what was going on in our different sides of the world. Marquette always prides itself on its alumni and how willing they are to help and connect with current students about anything. Through this internship, I was able to see that power of the Marquette experience and connection firsthand. Bernardo Fiol-Costa, a Marquette alum, and president and founder of the company, helped me tremendously by giving me an opportunity to work in the marketing and communications field. It was also fun to talk about our Marquette experiences and the similarities and differences between them.

    This summer, I learned that being open and willing to challenge yourself will give you experiences you never thought would have come your way. Without the virtual format that COVID forced everyone to adapt to, I would not have been able to create new friends and connections with people in Puerto Rico. I am so thankful that I was able to have this opportunity. I look forward to visiting Puerto Rico someday, and actually getting to meet some of the interns and the staff of the TBTG company face-to-face.

  • Diseñando el futuro

    A-SecolaRecientemente tuve el gran privilegio de entrevistar a Javier de Jesús, el hombre quien hasta hace poco estuvo al mando del Centro de Innovación Neeuko de la Universidad del Sagrado Corazón en Santurce. Cuando me asignaron a Javier como la persona a la que era de entrevistar como parte del internado (realmente no se porqué), mi primer instinto fue preguntarle a mis padres. Le pregunté a mi padre, “Oye Pa… ¿de casualidad tu conoces a un Javier de Jesús?” A mi asombro, ambos de mis padres lo conocían de hace muchos años. No sabía mucho de él, pero una vez mis papás me empezaron a relatar un poco de su vida profesional, realmente quedé fascinado. Casi enseguida me metí en su página de LinkedIn para poder encontrar más información. De ahí (y de una llamada a una vieja amiga y socia), saqué toda la información que necesitaba. Al fin de terminar mi investigación, estaba ansioso por conocer más de este señor.

    Al empezar la entrevista, literalmente lo primero que le mencioné a Javier era cuánto me había fascinado su carrera y su trayectoria.  Aunque inicialmente estudió arquitectura, su carrera ha cruzado muchísimas áreas distintas donde se ha podido destacar. También le mencioné que me había parecido muy interesante el concepto del Centro Neeuko de Sagrado Corazón; un centro dedicado a la innovación, a las ideas, a todo lo creativo que el cerebro humano pudiese crear.

    La entrevista empezó lenta ya que era temprano en la mañana y al menos yo estaba todavía medio dormido. Sin embargo, Javier se veía despierto y listo para todas las preguntas que tuviera; tomaba su café tranquilo, teniendo puesto un jacket de mahón, con unos espejuelos redondos y llevaba en el rostro una gran barba gris y blanca. Mi primera pregunta fue una simple, una que pensé que era una gran manera de empezar la conversación: “¿En tus propias palabras, cómo describirías tu profesión?”. El me dijo cosas que pude relacionar un poco con lo que aprendí en el internado sobre una carrera en relaciones públicas; no hay días iguales, siempre hay algo nuevo, es un ambiente diverso y desafiante, con mucha incertidumbre pero mucho entretenimiento e inovación. Javier se clasifica como un arquitecto urbanista: “Mi espacio creativo como arquitecto es la ciudad… el lugar en donde me desenvuelvo es la ciudad. Si lo quieres ver como un ambiente, pudieras verlo así porque siempre cambia, nunca para de cambiar. Y dentro de la ciudad, mi lugar de laboratorio han sido las universidades”.

    Luego, le pregunté sobre su trayectoria profesional. ¿Cómo será posible que alguien que haya estudiado arquitectura termina haciendo proyectos tan creativos como el Centro Neeuko y Nuestro Barrio en Santurce? Esta pregunta era muy importante para mí, ya que toda mi vida me han dicho eso de que “lo que estudias en la universidad no necesariamente va a terminar siendo lo que trabajas”, pero la gente que me lo decía trabajaban en el mismo campo en el que entraron a la universidad. Cuando me topé con la carrera de Javier, me dí cuenta que sí era posible, y era posible hacerlo sin tener que cambiar tu bachillerato por completo (ya que al fin del día, Javier sigue siendo un arquitecto). Su contestación me pareció de las más interesantes de la entrevista. En sus palabras “Yo pienso que tiene que ver, originalmente, con una exposición bien temprana a la cultura que yo tuve, particularmente en mi niñez. Mi papá trabajó en el Instituto de Cultura Puertorriqueña desde su fundación; por lo tanto, mis primeros veranos los pasé en el archivo histórico del Instituto de Cultura, viví todo el proceso de rehabilitación del Cuartel de Ballajá (en el Viejo San Juan)… el tema de la cultura particularmente, amarrado al tema de la ciudad, amarrado al tema de un sitio, amarrado al tema de, por ejemplo, mi padre trabajó en el primer presupuesto de la Escuela de Artes Plásticas en el Viejo San Juan. De una forma u otra, todas estas experiencias me han formado a un nivel profesional y personal”. Cuando él mencionó lo del Instituto de Cultura Puertorriqueña, para mí fue como un momento de Eureka, ya que claramente desde el exterior se puede notar la gran influencia que tuvo su niñez en su carrera profesional. El aspecto artístico y creativo que había fomentado en su juventud era uno de sus pilares fundamentales como profesional en la arquitectura. Otro factor que él atribuye que lo formó como profesional fueron los cursos de física y química que cursó en la escuela superior y en la universidad.

    Javier me confesó que cuando entró a la escuela de arquitectura de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, seleccionó esta profesión no porque él pensaba que eso era lo que iba a hacer por el resto de sus días, si no porque “realmente, cuando hablaba con la gente, ellos me decían que toda esta mezcla de factores que yo estaba reflejando… y ahí fue que poco a poco me interesó la idea de ser arquitecto”. Durante 6 años, pudo experienciar todo lo que previamente me había mencionado pero a un nivel de intensidad elevado y en dos ambientes; el recinto de la UPR en Río Piedras, y Cooper Union en Nueva York. Su experiencia en la IUPI fue una muy importante para él, ya que él vivía en Río Piedras, caminaba a la universidad, y pudo experienciar una forma de vivir nueva, urbana, e independiente. Luego de cuatro años en la IUPI, se muda a la ciudad de Nueva York y empieza a estudiar en Cooper Union. Relata que “Yo viví al frente de mi universidad, en el Village (nombre común que se refiere al área del Greenwich Village”).  Yo salía del estudio a las 12 de la noche y podía comer en un restaurante, podía ir a una barra, podía ir a escuchar música… realmente tenía una vida de ciudad”.

    La próxima pregunta que le hice a Javier fue otra bastante sencilla, pero con potencial para una respuesta profunda: “¿A qué edad supiste que querías ser arquitecto?”. Me comentó que el paso del Huracán Hugo sobre Puerto Rico en el 1989 fue un evento histórico que marcó su decisión de ser arquitecto. “Ese año se atrasó muchísimo la toma de decisión, ya que las admisiones de la universidad estaban también atrasadas. Decidí estudiar arquitectura como en febrero o marzo de mi cuarto año.

    Antes de eso, no tenía ni idea de que quería ser. Fíjate, tambien quise ser gobernador de Puerto Rico en un momento dado (se ríe). Quería estudiar ciencias políticas o economía y posteriormente derecho, ya que era lo que había visto a los gobernadores del momento hacer. Pero después del huracán, me tuve que adaptar a otra carrera. Estas interrupciones, como lo han sido Hugo, o María y la cuarentena que son experiencias históricas cuales has podido presenciar, son cosas a las que hay que, de alguna manera, aceptarlas y manejarlas”.

    Su respuesta me chocó un poco, ya que yo solamente en mis años de escuela superior, he presenciado el Huracán María, una economía que parece que se hunde más cada día, las protestas del verano del 2019, una presidencia de Donald Trump (que creo que no sería una atenuación decir que su presidencia ha sido la más controversial en la historia), y finalmente la pandemia de COVID-19. Les miento si no les digo que cada una de estas experiencias me ha formado a ser la persona que soy hoy, escribiendo esto en mi computadora en el escritorio de casa. La pandemia definitivamente ha sido la que más me ha afectado, porque deja un asterisco enorme que no acaba de terminar. Un asterisco de “lo que pudo haber sido”, que fueron perdidas experiencias y memorias que de viejo uno recuerda y ríe, memorias que quizá nunca pueda tomar de vuelta. Sin embargo, es verdad lo que Javier me dijo: “Mis hijxs pasaron por lo mismo. Y de las cosas que yo como padre les he querido enseñar la importancia de uno darse cuenta que esas cosas van a suceder, y no están a su control. Esas cosas van a pasar y uno tiene que bregar con lo que le toca”.

    Ahora, la próxima pregunta que le hice ya me desvía un poco de las injusticias de la vida. Luego de graduarse de Cooper Union, Javier comenzó a trabajar como Director de Diseño y Construcción de la Universidad de Puerto Rico (entre 2002-2005). Allí, estuvo a cargo de la conceptualización e implementación del doctoral y de $300 millones de capita para el programa. Rindió 70 projectos, 11 dentro del campus con una población de 50,000 estudiantes y 15,000 empleados. Posteriormente, Javier trabajó bajo la administración de Aníbal Acevedo Vilá, como Asesor del Gobernador de Puerto Rico de Urbanismo, Ambiente e Infraestructura entre 2005 y 2007. Básicamente, aconsejó al gobernador en política pública, mandatos ejecutivos y manejo de proyectos para que la inversión estratégica se llevará a cabo en todas partes de la isla. Le pregunté:

    ¿Cuál es tu perspectiva entre trabajar en un ambiente gubernamental y un ambiente público?

    Javier considera esas dos experiencias las que más lo han marcado en un aspecto profesional. “Yo fui senador estudiantil, así que tuve la oportunidad de participar del senado académico de Río Piedras, que es el senado académico más intenso, político, y controversial en el afán de la tierra. Pedir un turno en ese senado es igual o más intimidante que pedir un turno en el congreso o una asamblea de las Naciones Unidas”, relató de sus años estudiantiles. En el 2002, el presidente entrante de la Universidad de Puerto Rico era Antonio García Padilla (previamente decano de la Escuela de Derecho) lo invita a formar parte de su staff cuando es elegido presidente de la UPR. Allí, Javier supervisó la planificación y el diseño de los 11 campuses de la Universidad de Puerto Rico. “Yo voy a cualquiera de los 11 campuses hoy día y conozco a todos los profesores, los salones, los auditorios. Si quieres, ahora mismo te pudiera dibujar los 11 campuses. Quizá no como están hoy, ya que ha pasado más de una década. Pero como eran antes, de seguro”. Después, elaboró más sobre su rol en gobierno “El servicio gubernamental es una oportunidad única. Es cuando de repente, perteneces a un grupo que te permite aportar al colectivo de tu comunidad y de tu país. Tienes la oportunidad de hacer una aportación directa a tu ambiente. Trabajar en la Fortaleza me hizo más consciente como puertorriqueño del colectivo que somos”.

    Javier también me explicó que una vez Aníbal Acevedo Vilá fue electo como el próximo gobernador de Puerto Rico en el 2004, él fue invitado for Aníbal mismo a formar parte de su comité de transición. Javier describe esta experiencia como una de las más arduas y exhaustas de su carrera comoprofesional. Cuando acabó el periodo de transición y Aníbal juramentó como gobernador, Javier regresa a la UPR, pero el gobernador entrante le ofrece el puesto de ser uno de los asesores de su gabinete. Sin embargo, este fue un puesto de gran estrés para Javier. Decidió contarme una anécdota de su tiempo allí: su experiencia del cierre del gobierno en el 2006. “Aquello fue brutal, aquello fue un cierre casi total de gobierno. Nos quedamos 3 o 4 de nosotros en Fortaleza como por dos semanas en lo que se negociaba la apertura. La tensión era increíble. Te confieso algo, y esto mi esposa te lo puede corroborar, yo me despertaba a mitad de noche gritando. Siempre me levantaba con pesadillas. Fue un periodo bien estresante en mi vida, dos años estuve. Tampoco me malentiendas, no es que salí de allí con trauma ni nada así por el estilo, pero fue un periodo muy fuerte. No creo que pudiera haberlo hecho más tiempo. Aún así, estoy agradecido de poderlo haber hecho. Viste, no llegué a ser gobernador pero llegué a Fortaleza (se ríe)! Trabajando allí te diría que mi sentido de responsabilidad ciudadana se consolidó”.

    Lo más que me interesó de la entrevista fue un concepto que él presentó de diseñar tu futuro. Para Javier, no hay decisiones correctas ni incorrectas. “El futuro es un diseño, y es diseñable. El tema es tu tomar control sobre ese diseño. Ese diseño está sujeto a viento, a cambios, a movimientos. Pero el simple acto de diseñar tu futuro lo hace tuyo. Nadie te lo puede quitar. Tu lo vas adaptando y modificando a través del tiempo, sabes, como dirían por ahí, you roll with the punches. Pero tu lo diseñas y es tu diseño. Si se tiene que modificar, se modifica, pero te sientes más seguro de las decisiones que tomas y si no salió como te lo esperabas, te sientes más seguro del mejoramiento de la situación. Te lo digo Antonio, el futuro es diseñable. Lo es. Si algo quiero que te lleves de esta conversación, es eso. Diseña tu futuro. Diseña tu cuarto año para que sea el mejor año de tu vida so far. Porque confía en mí que la pasas mejor en la universidad que en la high (se ríe)”.

    Una de las últimas preguntas que le hice a Javier fue una de ética: ¿Qué ética es necesaria para poder progresar consistentemente como lo has hecho tú a través de tu carrera como profesional? Su contestación me sorprendió mucho. “En una conferencia, yo la llamé ética alternómica. El término alternómico es un término que yo creé de dos palabras; alteridad y autonomía. Alter- y -nomía”. Javier me hizo un dibujo en un pedazo de papel (que no les puedo mostrar porque, pues, él tiene el papel) pero en resumen, era una serie de espirales que eran todos separados pero se unían todos. “Las interacciones humanas son como los espirales. Los espirales estan solos pero se cruzan entre ellos. Todos estamos pendientes al centro (del dibujo), que es la interacción humana. Yo siempre quiero estar dentro de los espirales, mientras estoy pendiente a lo que pasa afuera y preocupado por lo que sucede fuera de mi ambiente. La gente me dice ‘¿Ven acá Javier, pero por qué tu piensas más en el de afuera que en el de adentro?’. Y es en ese preciso momento que me doy cuenta que mi ética está en práctica. También pienso que es un tema geográfico circunstancial, porque el puertorriqueño piensa que es el más pequeño hasta que realizan que somos parte de un ecosistema mucho más amplio… pero sí, esa es mi ética. La ética alternómica.”

    La última pregunta fue la más floja de todas, pero fue la que más Javier pudo abundar: ¿Qué es lo más que te gusta de tu trabajo, o lo más que te ha gustado de tu carrera profesional?”. Me respondió: “Yo creo que lo más que me ha gustado es bregar con cosas nuevas. Yo creo que una de las cosas que me gusta de mi trabajo es que he aprendido que no hay algo que no realmente pueda conocer. El Centro Neeuko, por ejemplo, me ha enseñado mucho de comunicación. No de postear en las redes sociales ni nada de eso, pero más bien entender como revuelve el mundo de la comunicación. Ha sido el regalo que me ha dado. Siempre me gusta expandir mi conocimiento. Puedo aprender lo que sea; quizá no sea un experto pero me puedo adoctrinar. Lo más que me gusta es aprender consistentemente y usar lo que ya sé previamente y enlazarlo con lo que voy aprendiendo cada día.

    Quiero agradecerle a Bernardo, a Javier, y a todo el equipo de TBTG por hacer esta experiencia posible. Genuinamente me encantó la entrevista y conocer más sobre Javier, que me pareció un hombre interesantísimo, culto, y muy sabio. Sus conceptos de diseñar el futuro y de la ética alternómica me sorprendieron mucho, ya que era un punto de vista en el cual no me había fijado. También, como joven que próximamente irá a la universidad, sus anécdotas de trabajar en el sistema educativo y en el sistema gubernamental me hicieron reflexionar un poco sobre qué es lo que quiero hacer con mi futuro y mi vida. Al final, Javier me dió un consejo, que sin él decirmelo ya yo lo tenía pegado al corazón: “Nunca dejes de educarte. Nunca dejes de buscar el porqué. Sé curioso. Siempre busca expandir tu conocimiento. Nunca, nunca, nunca dejes de educarte. Como dicen por ahí: knowledge is power”. De nuevo, gracias a Bernardo y a Javier por la oportunidad. Javier, si lees esto, quiero que sepas que aplicaré varios de tus consejos a mi vida (en especial ese último), a ver si poco a poco puedo ir descifrando cuál es mi camino. ¡Gracias de nuevo por la oportunidad! ¡Hasta la próxima! Si me necesitan, estaré por ahí, diseñando mi futuro…

  • El “backstage” de una Organización Sin Fines de Lucro

    Naysha TorresLas organizaciones sin fines de lucro juegan un papel fundamental en el desarrollo de una sociedad. En Puerto Rico no ha sido la excepción, y en los momentos más difíciles que ha atravesado la isla, las organizaciones han estado para ayudar a los puertorriqueños más necesitados.

    Con ese trasfondo acerca de las organizaciones tuve la oportunidad de conversar con Blanca Santos Rodríguez, quien es directora ejecutiva de Bravo Family Foundation (BFF), organización enfocada en apoyar a emprendedores de distintas industrias y comunidades en desventaja, y fundada por el puertorriqueño Orlando Bravo.

    Conociendo el aporte que nos brindan las distintas organizaciones, mi conversación con Blanca se dirigió a su rol en la fundación de la familia Bravo, y sus metas futuras.

    El COVID-19 ha marcado un antes y un después en todo lo que hacemos. Los planes que muchos teníamos trazados quedaron a un lado, pues hay una nueva realidad a la que acoplarnos. Me incluyo en esta situación, pero debo admitir que esta situación también reveló distintos caminos hacia los que podemos dirigirnos. Conversando con Blanca, ambas coincidimos.

    En el caso de las Organizaciones Sin Fines de Lucro, la pandemia no limitó su labor, sino al contrario, estas se dedicaron a su mayor motivo que es servir. La BFF, durante los primeros meses de la cuarentena se enfocó en ofrecer ayuda psicológica a distintos sectores, pues conocían el impacto que esto causaría a las personas contagiadas, a los cuidadores, a quienes perdieron su trabajo, entre otros. Algo que como organización planifican continuar.

    Los próximos meses para esta fundación son fundamentales. Aunque lleva alrededor de un año dentro de la BFF, durante el mes de mayo se inició como directora ejecutiva. Así que, durante los próximos meses, esta fundación será una que crecerá en todos los ámbitos. Con el fin de impulsar la fundación, próximamente implementarán nuevos programas que serán el reflejo de la organización.

    Trabajar en alguna fundación u organización marca la vida de las personas para siempre. En el caso de Blanca, ésta no es su primera experiencia dentro de una fundación, mencionando que el sentimiento que resalta en esta labor es el orgullo y la satisfacción de ayudar a la comunidad y aportar al país.

    Dentro de sus 20 años trabajando con organizaciones sin fines de lucro, destacó la experiencia que tuvo en la primera organización en la que laboró. Tanto su mentor, Francisco Javier Blanco y su experiencia dentro del Puerto Rico Conservation Trust (actualmente “Para la Naturaleza”), hicieron que Blanca sea la profesional que hoy día es.

    Como líder, Blanca quisiera dejar su huella en el sistema educativo del país. Ambas coincidimos que hace falta que se reinvente el mismo, pues es uno arcaico y tiene el potencial de cambiar completamente. Admitió que es una meta abarcadora, pero es algo que busca trabajar desde la fundación y como persona.

    A nosotros los líderes de una generación que se mantiene en constante cambio, Blanca menciona que la clave para tener éxito es ser éticos, honestos y comprometidos. Para ella, estas son las cualidades que cada persona debe poseer. En el ámbito de las Relaciones Públicas, resaltó la paciencia como esa cualidad clave dentro de la industria.

    Conversar con Blanca fue un honor, debo admitir que escuchar de una persona la pasión con la que trabaja en las fundaciones es algo admirable. Sin duda alguna, despertó mi pasión hacia las organizaciones sin fines de lucro.

  • Relaciones Públicas y el éxito de T-Mobile

    Cada vez más, la alta gerencia de una empresa reconoce la labor indispensable de un relacionista dentro de la organización, ya que pueden contribuir al éxito o fracaso de una compañía.  Este es el caso de la compañía de telecomunicaciones T-Mobile Puerto Rico.

    “Las relaciones públicas han sido una parte vital de muchos momentos de la compañía. Cuando se lanzó el modelo de negocio “UnCarrier” de T-Mobile en Puerto Rico, la punta de lanza de toda la estrategia fue un esfuerzo de relaciones públicas”, así lo expresó la gerente de relaciones públicas de la compañía, Frances Rodríguez Torres, en una entrevista virtual.

    De acuerdo con la profesional, T-Mobile y su estrategia “rompe reglas” hizo su aparición en la isla por medio de un programa especial de televisión con el abogado y analista político, Jay Fonseca antes de pautar los anuncios de televisión y el despliegue de otros elementos publicitarios. Al finalizar la programación, fue que entonces se lanzaron las demás piezas de comunicación dando comienzo a la campaña de lanzamiento de uno de los mayores líderes de telecomunicaciones en Puerto Rico. “Todo nació de una idea del equipo de relaciones públicas”, añadió.

    No obstante, las relaciones públicas no solo impactaron en este lanzamiento, sino que, en un momento que pudo haber sido el peor en su historia, las estrategias de relaciones públicas, incluyendo relaciones con la comunidad, ayudaron a la empresa a mantener su promesa corporativa. Tras el paso del huracán María, el trabajo comunitario a los damnificados tocó profundo en la fibra de cada persona impactada, como resultado de un esfuerzo honesto y genuino.

    Asimismo, aunque T-Mobile estuvo cuatro días fuera del aire por el impacto devastador del huracán, la empresa lideró el trabajo de toda la industria para recuperar las telecomunicaciones en la isla. “Fue un esfuerzo, dirigido por las relaciones públicas, que cambió algo totalmente negativo a algo positivo”, dijo.

    Un mensaje orgánico

    T-Mobile ha trabajado arduamente para mantenerse conectado con sus clientes. El mensaje que envía la empresa no solo es uno estratégico, sino que se enfoca en hacer sentir a los clientes que son parte de su comunidad. Entre tantos desastres y crisis ocurriendo en Puerto Rico, han demostrado ser un jugador fundamental en la industria de la telecomunicación puertorriqueña. Rodríguez Torres, quien lleva más de 25 años en la industria, mencionó que, cuando se lanzan campañas, “muchas veces los esfuerzos salen orgánicos”. Las relaciones públicas – más que ser estrategias y manejo de crisis – deben enfocarse en apoyar y resaltar la imagen de la compañía, de tal modo que los mismos clientes se conviertan portavoces de la marca y sus esfuerzos.

    La transparencia y la consistencia son la base fundamental de una buena estrategia de relaciones públicas. No es sacar fotos y subirlas en las redes esperando que las personas piensen que es genuino, sino documentar aquello que se hace para mostrar que son una entidad activa con su responsabilidad como corporación. Se debe comenzar desde adentro: con los empleados, estableciendo un sentido de familia; con los colaboradores, manteniendo una relación positiva de trabajo; y luego, llegar al cliente de una forma orgánica y estratégica. Ser trasparente comienza por conocer las necesidades del cliente a un nivel básico, comprendiendo la visión de la compañía desde el público externo.

    Cuando unimos la familiaridad, el entender las necesidades, la consistencia y el dinamismo cultural, se asegura que la estrategia cumple con todos los requisitos para ser un esfuerzo comunicativo orgánico. De esta manera, se evitan problemas que podría resultar una posible crisis.

    Es muy importante mantenerse visible, educado, motivado y con una actitud de formar relaciones.

    Más allá de “un solo departamento”

    Según la exalumna de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras, en T-Mobile, no existe un departamento de relaciones públicas, aunque en algunas de las compañías anteriores en las que trabajó, que con el tiempo pasaron a ser T-Mobile, sí existía uno. En la empresa, las relaciones publicas caen dentro del departamento de mercadeo, y se trabaja directo con el gerente general. Nuestra función primordial es trabajar en equipo para aumentar las ventas y ser una marca líder para el consumidor puertorriqueño “Como relacionistas, siempre se tiene que trabajar en conjunto con los demás departamentos, y, aunque a veces es un reto, se colabora de manera excelente.” Este trabajo en equipo le ha permitido tener un acceso directo a las estrategias, poder colaborar directamente con la alta gerencia y trabajar en conjunto con el equipo de medios sociales.

    Recomendaciones para la nueva cepa de relacionistas 

    Para los estudiantes de relaciones públicas, Rodríguez Torres recomendó que se deben exponer a los medios y a profesionales de otras disciplinas de las comunicaciones. Asimismo, alentó a que participen en programas de internado, y que guarden y atesoren esas relaciones con sus mentores. “Tiene que apasionarles, porque realmente se trabaja duro y se sacrifica mucho”, expresó.

    También, recalcó la importancia de mantenerse actualizados y continuar educándose. “Hay que cambiar con los tiempos”, señaló. La profesional sostuvo que es importante que los estudiantes se mantengan visibles en las redes sociales y que encuentren industrias en las que puedan brillar.

    Por último, instó, a los futuros relacionistas, a que tengan la capacidad de hacer tareas diferentes, a ser versátiles: que sean redactores, estrategas y hasta que estén dispuestos a enrollarse las mangas y cargar cajas. “Esta es una industria que cada vez exige más. Una industria no tradicional que te reta a pensar y ser creativo”, precisó.

  • Una trayectoria sobre ruedas

    una-trayectoria-sobre-ruedas

    Ivonne Martínez, gerente de mercadeo en Fiat Chrysler Automobiles, (FCA Caribbean) lleva una trayectoria de más de 18 años trabajando en la industria automotriz. Cabe destacar que con mucha dedicación y enfoque logró trabajar desde temprano en su carrera combinando con sus estudios universitarios. Desde la llegada de Martínez a la compañía, hace 15 años, el crecimiento de FCA ha sido increíble logrando aumentar recientemente el market share de 6% a 10%. Lo más impresionante es que Martínez rompió los estereotipos, pues gracias a su desempeño en una industria liderada por hombres, se abrieron las puertas para emplear a más mujeres en posiciones gerenciales dentro de la compañía.

    Según Martínez, uno de los retos de la industria automotriz es la diferenciación que se le da cada marca del grupo. “Cada marca tiene su propia estrategia, con un mismo equipo.” – comentó Martínez. Este equipo tiene la responsabilidad de reconocer y diferenciar entre las muchas marcas que FCA ofrece en Puerto Rico, incluyendo Chrysler, Jeep, Ram, Dodge, Fiat y Alfa Romeo. A pesar de que pueden tener similitudes, cada una tiene su propio mensaje y dirección, al igual que cada modelo que compone su “lineup”.

    Se puede decir que cada marca presenta una personalidad y estrategia dirigida al consumidor. Jeep, es una de sus marcas más sólidas, y en el año 2021 cumple sus 80 años. Este vehículo tiene una personalidad divertida y aventurera; características que posee Puerto Rico y su población en general. Incluso, representa el 70% de las ventas de la compañía, por lo que es la que más presupuesto carga. Así que cuando llega el momento de crear eventos para la promoción de un modelo nuevo y exposición, suele ser un trabajo arduo.

    “¿Qué nosotros no hemos hecho todavía? Esta es una de las preguntas que se hace el equipo al momento de llevar a cabo estrategias que vayan alineadas a lanzamientos de nuevos modelos para que el consumidor se identifique, con una experiencia que ninguna otra marca le ofrece”- dijo Martínez. Buscan cómo superarse y encontrar nuevas maneras de captar la atención de los clientes y atraerlos a la marca. Además, trabajan esfuerzos donde unen a otras marcas que juegan un papel importante, pues estos también deben ir alineados a lo que debe proyectar el mensaje y personalidad.

    “No puedo hablarle a la gente de Dodge, como le hablo a los de Jeep y mucho menos a los de Ram, tampoco a la de Alfa Romeo.” – afirmó Martínez. De eso se trata la diferenciación de mensajes así como la segmentación del demográfico.

    Una de las adquisiciones más recientes que ha hecho la compañía es la de Alfa Romeo, una marca italiana. El consumidor de esta marca es una audiencia en particular, pues el costo del auto va atado a un estilo de vida de un perfil de lujo. Llegar a este consumidor requiere una estrategia específica, atada a los estilos y hábitos del consumidor de alto poder adquisitivo.

    “Aprovecha y aprende de la primera experiencia, da lo mejor de ti y siempre deja una buena impresión” – así nos dijo Martínez cuando se le preguntó sobre algún consejo que tuviera para jóvenes que estén buscando trabajos en la industria automotriz. Es así como Ivonne Martínez, mediante su trayectoria en Fiat Chrysler Automobiles, ha logrado elevar la compañía a ser una de las más importantes y presentes en Puerto Rico.

  • Más de dos décadas al servicio de las telecomunicaciones

    mas-de-docs-decadas

    Jorge Martel, vicepresidente y gerente general de T-Mobile, recordó sus inicios en la industria de la telefonía.

    Jorge Martel, gerente general y vicepresidente de T-Mobile, nunca imaginó que dedicaría su vida a liderar una de las principales empresas de telecomunicaciones de Puerto Rico y el mundo.

    A más de dos décadas de trabajar en la industria, el líder regional recordó con entusiasmo su trayectoria en la corporación alemana que se dedica a proveer servicios de telefonía en más de un centenar de países.

    “En una galaxia bien lejana, para 1999, yo trabajaba en RJ Reynolds. En ese momento, se podían mercadear los tabacos y cigarrillos, y era una compañía bastante grande”, recordó entre risas Martel, quien posee un bachillerato en Economía de Boston College.

    Tras desempeñarse como Brand Manager de la empresa tabaquera desde 1996, el sanjuanero comenzó a buscar nuevas oportunidades para desarrollarse en las áreas de mercadeo y publicidad, por lo que decidió aceptar una plaza como director de mercadeo en TeleCorp, empresa encargada de lanzar la marca de telefonía SunCom Wireless en la isla.

    “[TeleCorp] era lo que se llamaba, en ese momento, un StartUp. Un StartUp es una compañía que no ha salido y simplemente tiene capital para empezar a mercadearse. Fue bien interesante porque por un lado era bien creativo, y por otro lado no había mucha estructura, era un ambiente bien tenso, se trabajaba muchísimo”, explicó el experto en mercadeo, quien trabaja desde hace más de 10 años en T-Mobile.

    En el 2004, TeleCorp fue adquirida por AT&T Wireless, con sede en la ciudad más grande del estado de Washington, Seattle donde Martel se desempeñó como director ejecutivo.

    Luego de múltiples fusiones y adquisiciones, la empresa volvió a lanzarse como SunCom Wireless. Durante cuatro años, el ejecutivo se desempeñó como vicepresidente de mercadeo y del área de “supply chain”, encargada del canal de abastecimiento, hasta que, en el 2008, T-Mobile adquiere la compañía.

    “Pasamos a ser parte de T-Mobile. Estuve como unos tres años dirigiendo mercadeo y ‘supply chain’. Entonces, para principios del 2011, me nombran gerente general de T-Mobile, y hasta ahora no me han sacado”, comentó sonriente.

    Por otra parte, Martel aseguró que su éxito profesional no fue planificado, sino producto de su esfuerzo y dedicación. No obstante, afirmó que su creatividad y conocimiento en economía fueron fundamentales en su proceso.

    “Cuando era joven, no estaba diciendo ‘yo quiero ser gerente general de una compañía de telecomunicaciones’, ni tenía un plan hecho. Fueron ciertos sucesos. Sí diría que he trabajado mucho y me he esforzado mucho. Me he dejado llevar por instinto a lo que entiendo que voy a disfrutar más”, aseguró.

    Asimismo, aconsejó a los jóvenes que aspiran a trabajar en T-Mobile a “encontrar eso que lo que los llena”. “Cojan la experiencia que entiendan mayor enriquecedora para ustedes ahora mismo”, concluyó.

    Firme ante cambios en la industria de las telecomunicaciones

    Respecto a los cambios que ha sufrido la industria debido al novel coronavirus, Martel afirmó que el proceso de apertura, en Puerto Rico, fue más complicado que en otros territorios de los Estados Unidos debido a que las operaciones fueron restringidas durante el primer “lockdown” de la cuarentena.

    Desde que el gobierno le permitió a compañías como T-Mobile continuar sus servicios, el vicepresidente ha sido proactivo en asegurarse de satisfacer todas las necesidades de sus clientes. Aunque las oficinas centrales se mantienen cerradas, el gerente general se ha encargado de visitar distintas tiendas de T-Mobile para conversar con sus empleados y clientes, y apoyarlos en estos tiempos difíciles.

    En cuanto a las transformaciones de la industria, Martel afirmó que el cambio más grande han sido los hábitos del consumidor. Ya sea por restricciones o por temor a enfermarse, la gente ha evitado visitar lugares en donde se aglomeren muchas personas por el alto nivel de contagios de COVID-19.

    Entre los cambios, destaca la utilización de las plataformas sociales que solían ser maximizadas en centros comerciales, universidades y oficinas, y, ahora, se han concentrado en las casas de los clientes. Incluso, manifestó que estos cambios de comportamiento han bajado el volumen de ventas y el tráfico de personas que visitan las tiendas de T-Mobile en centros comerciales.

    Apuestan a una red más poderosa mediante importante colaboración con Sprint

    No obstante, la compañía ha dado pasos significativos para innovar sus operaciones y mejorar sus ofrecimientos. Tras consolidar un significativo junte con Sprint, T-Mobile hará posible que gran parte de Puerto Rico disfrute de un servicio de data con mayor velocidad y más confiable.

    “Vamos a poder ofrecer un servicio de data, en casi todas las partes de Puerto Rico, a unas velocidades no antes vistas, ni siquiera en el Internet de las casas que llega por cable tradicional”, aseguró. Esto será posible gracias a una tecnología que se llama Spectrum, que tiene que ver con la unión de señales.

    “Estamos uniendo todos los recursos con Sprint, hicimos un ‘merger’ [una fusión]. Nosotros tenemos un Spectrum de banda baja, que significa que llega muy lejos, de 600. Lo vamos a unir con uno de Sprint de 2.5, que es uno de banda media, que eso te da mucho más capacidad y te puede dar mucha más velocidad”, adelantó.

    “Entendemos que vamos a tener un impacto bien fuerte en Puerto Rico y de mucho beneficio”, puntualizó.

    Jorge Martel se ha dedicado, desde distintos escenarios, a desarrollar proyectos que contribuyan a mejorar la industria de las telecomunicaciones en Puerto Rico. Con su experiencia y compromiso, no solo promovió la nueva unión de dos empresas reconocidas, sino que ayudó a establecer más lazos comunicativos entre los puertorriqueños.

  • El Futuro de la Isla y el potencial de sus jóvenes

    Eddi BritoLucy Crespo ya se suponía que estuviese retirada cuando un día aceptó ser la principal oficial ejecutiva del Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico. Luego de 31 años laborando como Gerente General de la División de Negocios de Hewlett-Packard (HP) de Puerto Rico, su retiro bien merecido no les sorprendió a sus contemporáneos. Sin embargo, cuando recibió una llamada invitándola a ser la ejecutiva del Fideicomiso, aceptó la oferta sin pensarlo dos veces.

    Esto se debe a que, para Crespo, el poder aportar al desarrollo económico de Puerto Rico es más que una simple oportunidad de trabajo; es una pasión. “En aquel momento éramos solamente 7 u 8 empleados en el 2015. Ya me había retirado, había disfrutado ese tiempo, había viajado alrededor del mundo. Pero aún así, seguía teniendo conversaciones acerca de cómo podíamos transformar la economía de Puerto Rico… de una economía enfocada en actividades de manufactura a un espacio de conocimiento”, confesó Crespo en cuando fue entrevistada.

    Crespo continuó: “Miro al pasado y veo como ahora el Fideicomiso tiene más de 200 empleados en unos 16 programas y veo como nos hemos convertido en una organización legítima. Una organización que está liderando los esfuerzos de la ciencia y la tecnología en Puerto Rico”. Por eso aprovechó la oportunidad, a pesar de su retiro, y se lanzó. Se dio a la tarea de transformar al Fideicomiso en lo que es hoy día, el innovation hub de Puerto Rico.

    En aquel momento, jamás pudo haber anticipado la multitud de crisis que arroparían a la isla en tan solo un par de años. Si antes existía una necesidad por crear un ambiente que fomenta el conocimiento investigativo, ahora esa necesidad se siente aun más. Tras las crisis económicas, los huracanes, los temblores y una pandemia, armar al pueblo de conocimiento es una herramienta indiscutible para salir adelante. Manejar y resolver tantas catástrofes a la vez no es tarea fácil.

    Para la ejecutiva, el capital humano es la solución para esto. Este es fundamental para el desarrollo económico de la isla y para posicionar a Puerto Rico de forma competitiva a nivel internacional. Este futuro, por supuesto, estará liderado por los jóvenes universitarios que en los próximos años entrarán al campo laboral. Crespo es optimista y es fiel creyente que en Puerto Rico el talento está presente, pero “lo que hace falta es más oportunidad y más apoyo”. Es por esa razón que el Fideicomiso se ha convertido en una entidad líder a la hora de enfrentar estas lagunas que existen en términos de oportunidad.

    De todos los programas del Fideicomiso, los que mejor representan esta filosofía son los proyectos Parallel18 y Colmena66. Ambas organizaciones ofrecen apoyo y orientación a la nueva generación de empresarios locales. Por una parte, Parallel18 brinda subvenciones, tutorías, conexiones comerciales (networking) y acceso a inversionistas a todas aquellas empresas puertorriqueñas que se encuentren en pleno crecimiento. Por otro lado, Colmena66 sirve de enlace entre comerciantes y un banco de datos con más de 100 organizaciones que ayudan a los emprendedores. Estas incluyen organizaciones sin fines de lucro, instituciones académicas e incluso agencias de gobierno.

    Por más variados que sean los programas del Fideicomiso, estos y todos los demás nacen a raíz de una misma receta: una necesidad local, multiplicada por una pasión grupal. Cuando se le preguntó a Lucy Crespo qué consejos le daría los universitarios que están a punto de entrar al mundo laboral, su recomendación fue encomendarlos a encontrar una meta que les apasione y comprometerse a eso a largo plazo.

    “Soy fiel creyente en la necesidad de un buen plan. Así que lo primero que hice con mi equipo [en el 2015] fue preparar un plan estratégico e inclusivo. Este incluyó investigadores universitarios y sobre 50 personas participaron para construir ese plan, todos unidos. Lo hicimos pensando que lo íbamos a implementar durante los próximos 7 años. Así que por supuesto hay una satisfacción al mirar hacia el pasado y poder decirnos a nosotros mismos: Casi todo lo que dijimos que íbamos a lograr, lo logramos. Y seguiremos adelante para seguir logrando más”.

    En resumen, lo que comenzó como una charla casual acerca de su trayectoria laboral, se transformó en una conversación sobre el futuro de la isla y el potencial de sus jóvenes.

  • La Importancia del Cambio

    la-importancia-del-cambio

    En las comunicaciones siempre ha estado presente la pregunta: ¿Es mejor saber un poco de todos los temas, o todo sobre un tema? En Puerto Rico, esta idea es mucho más imperativa, ya que es un mercado tan pequeño.

    Al tener la oportunidad de hablar con Lupe Vázquez, uno puede ver la respuesta a esa pregunta claramente. Una mujer que se le conoce por trabajar en la industria de estilo de vida con “Magacín”, una sección en el periódico El Nuevo Día, que trataba temas de moda, vida nocturna, comida y estilo, entre otros. Trabajó en la publicación por años y, de repente, se tuvo que ir. Ahí ella se enfrentó a esa pregunta que tanto nos abruma a nosotros los comunicadores. ¿Se debe mantener en el área que conoce tan bien, o debe entrar a un campo nuevo donde habría más oportunidad?

    Pues en su caso, la oportunidad la encontró. Solicitó a un puesto, sin mucha esperanza, y para su sorpresa, la llamaron. La cuestión es que era una posición con el “Puerto Rico Science, Technology and Research Trust”. Una persona que por gran parte de su carrera trabajó dentro del tema de estilos de vida, de repente, se encuentra como directora de comunicaciones y  mercadeo en una empresa que se enfoca en temas de ciencia y tecnología. Ella se adaptó y hoy prospera en un área dónde, tal  vez, nunca  se vió trabajando.

    Su respuesta a nuestra pregunta no fué ninguna de las opciones proveídas. Ella  tomó una tercera opción. No se encajona en un tema, ni trata de aprender un poco de todo. Ella se enfoca en lo que tiene que hacer y mantiene su mente abierta para poder adaptarse a cualquier cambio. Esto le concede la flexibilidad necesaria para cambiar, de ser necesario, sin perder nada de su peritaje para poder trabajar de la mejor manera posible.

    El cambio ha sido una oportunidad de ampliar su conocimiento y afrontar nuevos retos. Muchas veces el cambio se ve como algo al que hay que tenerle miedo, pero también son los momentos donde uno se da cuenta que el cambio era necesario en la vida. Los cambios también suelen venir desprevenidos pero necesarios para seguir prosperando. Lupe Vázquez nos contó de cómo era trabajar en “Magacín” y lo importante que era ir a eventos en lugares fuera de Puerto Rico. De esta manera la revista ponía el nombre de Puerto Rico en alto y era reconocida por otras revistas del mundo. En el presente, Lupe no sabe cómo será el ambiente de ahora en adelante debido a la pandemia.

    En el día de hoy, todo ha cambiado. No solamente a nivel de las industrias, pero el ambiente globalmente, especialmente ahora con el COVID-19. Ahora más que nunca el cambio es inevitable y necesario. Todos nos hemos tenido que adaptar a vivir con esta nueva realidad y aprender nuevas cosas. Desde trabajar y estudiar en nuestras casas hasta tomar nuevas precauciones cuando salimos. Las reuniones en persona y abrazar a nuestros seres queridos se ha convertido en un lujo. ¿Cuándo volveremos a la normalidad del pasado? Cada día nos preguntamos lo mismo. La realidad es que ahora vivimos con esta nueva normalidad llena de cambios y precauciones.

    El cambio no debe de ser algo al cual le cojamos miedo, sino verlo como algo positivo en nuestras vidas y tener la valentía de adaptarnos a nuevas cosas. Cambios en el trabajo y en la vida personal muchas veces son una oportunidad escondida que no sabías que era necesaria. Una vez sucede el cambio, y tu personalidad y emociones cambian, sabes que el cambio era necesario o no. Los cambios pueden tener repercusiones positivas o negativas, pero es cuestión de tener la fortaleza y valentía de dar el brinco y arriesgarse aun sin saber el resultado final.

    Tal y como Lupe se adaptó al gran cambio en su vida, nosotros nos hemos adaptado a los cambios que hemos enfrentado este año, ya sean de gran magnitud o pequeños. Este año hemos vivido el cambio más dramático donde hemos tenido que adaptarnos a un nuevo estilo de vida en todos los aspectos. Cambiamos de nuestro lugar común de trabajo a nuestras casas, no vernos en persona y vernos por cámaras. Pequeños cambios como resultado a un cambio grande que está viviendo el mundo entero. Estos cambios han sido preocupantes pero hemos mirado el lado positivo a cada uno de ellos. Hemos prevalecido y nos acostumbramos. Los cambios siempre son oportunidades para mejorar y disfrutar de nuevos retos.

  • Una mirada profunda a T-Mobile Puerto Rico, desde la perspectiva de Lyanette Dávila

    una-mirada

    Siendo mujeres, nos sentimos honradas y muy agradecidas de haber tenido la oportunidad de entrevistar una mujer que está dominando la industria del mercadeo. Ella es Lyanette Dávila, Directora de Mercadeo de la compañía de telecomunicaciones T-Mobile Puerto Rico. Queríamos conocer su comienzo en este mundo de negocios y cómo ha visto el cambio a través de los años. Además, nos interesa ver desde su punto de vista de como su compañía ha manejado crisis tras crisis, que sin duda tiene sus repercusiones en el trabajo. Por último, nos preguntamos qué consejo nos da a nosotros los jóvenes aspirantes a trabajar dentro de su industria.

    Comenzamos preguntándole a Dávila sobre cómo comenzó a trabajar en la industria del mercadeo. “Vimos que siempre has trabajado con el área de mercadeo, primero en MEC Puerto Rico (agencia de medios y publicidad) y luego en T-Mobile por 13 años. ¿Cómo se te presentó esta oportunidad y cómo fue esa transición?” Lyanette nos explica que cuando trabajaba para MEC, se adaptó súper rápido a este cambio y continuó recibiendo varias ofertas para diferentes puestos de trabajo dentro de la compañía. Ella rechazaba estas ofertas, pues sentía que no la llenaban. En ese momento lo más que buscaba era comodidad y seguridad en el trabajo, por su familia y vida personal. No fue hasta el 2007, que se sintió lista para hacer ese cambio y fue a la entrevista para su actual compañía, T-Mobile Puerto Rico, en ese tiempo llamado “SunCom”. Describió este proceso como uno fuerte, pero segura de lo que estaba por venir, pues conocía la marca, el estilo y las personas. Comenzó como advertising manager, su jefe la “tiró a los leones” cuando tuvo que trabajar un anuncio para el periódico “El Vocero”, un área de trabajo la cual nunca había tocado.  Cuando la compañía hizo la transición de ser “SunCom” a “T-Mobile”, Dávila fue muy dedicada a su trabajo y no hubo un “8 to 5” en su vocabulario. Dice Dávila, “mi misión era completar el proyecto, se hacía lo que había que hacer. Yo siempre soy bien fajona y bien exigente conmigo y con mi equipo.” En ese tiempo, su jefe crece de puesto y la seleccionan a ella y otra persona más para senior managersde mercadeo. Comenzó manejando lo que era la publicidad de la marca, y luego le sumaron el manejo de auspicios. Poco a poco fue adquiriendo más responsabilidades, en sus propias palabras, fue “creciendo a su rol”. Cuando llegó el momento de nombrar a un director de mercadeo, viendo lo mucho que se fajaba y lo mucho que trabajo para ello, logró obtener el puesto. Actualmente, lleva 4 años siendo directora de mercadeo de T-Mobile Puerto Rico.

    Nosotras, desde una perspectiva de cliente de la proveedora de telefonía celular, nos hemos dado cuenta de que los comerciales de T-Mobile siempre se destacan. Nos preguntamos si hay algún “secreto” o “truco” que utilizan para crear estas ideas y llevarlas a la pantalla. Riendo nos dice, “Ay Dios mío si tuviera una fórmula sería tan fácil.”  No hay secreto, ni fórmula, pero sí describe el proceso como uno bien hands on en todo el proceso creativo. Cuidan mucho lo que se dice de la marca y velan por cada detalle, pues ellos se consideran losguardians of the brand. Se enfocan desde la calidad y los mensajes y hasta como se ve todo en conjunto. El equipo está entrenado y concentrado en que la marca se presente de la mejor manera posible. Nos compartió términos como el “look and feel” y el “tone and manner.” Se trata de ser genuinos y hablar de la manera en que el cliente habla para que el público pueda entender e identificarse con el comercial. Nos aconseja trabajar a fondo la pre-producción para facilitar el día de grabación. De esta manera no se escapa nada que luego afecte gravemente el producto final. Igualmente, se tiene que estar sumamente seguro de lo que se estará produciendo.

    Siendo “Marketing Director”, y teniendo que aprobar todas las ideas y estrategias que el equipo trabaja, queríamos saber, ¿cuáles son esas cosas o detalles que diría Davila que hace que acepte o no una propuesta de un billboard, un comercial, o hasta un post de Instagram? Ella nos explicó que, “yo siempre trato de diferenciar mi marca a las demás.” Nos cuenta que hace poco le presentaron una campaña que se basaba en hablar sobre como T-Mobile fue el primero en distintas cosas. Recuerda que le dieron hasta nauseas de solo leerlo. “Nosotros no hablamos así, eso suena yo, yo, yo.” Se trata de siempre recalcar que, aunque sí puede ser primero en unas cosas, se hace para cliente. Se hacen preguntas como, “¿Qué hacemos para ellos?” “¿Por qué esto es relevante para ellos?” “¿Por qué esto es importante para el cliente?” Al empezar la idea, hay que siempre tener en mente ser transparente con el consumidor, ser genuino y tener conversaciones de “tú a tú” en vez de ser formal. Nos cuenta que la marca ha ido evolucionando en su actitud desde que empezó. Comenzó con una actitud más “rebelde”, de romper esquemas, y se ha ido madurando y adaptando a través de los años. Algo muy importante para la marca es destacar la diversidad en sus comerciales. Ya sea en las parejas utilizadas, colores de piel, razas distintas o edades, se trata de verbalizar esto en cada campaña que se hace.

    Sabemos que esta industria va constantemente cambiando con los años gracias a las nuevas tecnologías que surgen y los cambios en la sociedad que los siguen. Es importante notar estas adaptaciones y, de cierta manera, ir a la par con ella. ¿Qué piensa Dávila que ha cambiado en los pasados 5 a 10 años dentro de la industria de las telecomunicaciones y el ámbito del mercadeo? “¡Todo! Esta es la industria de mayor revolución de tecnología y avance que hay en Puerto Rico y en el mundo.” dice Dávila. Describe las telecomunicaciones como una industria “ever-evolving”. Un claro ejemplo de esto es la venta de productos. “El producto que yo mercadeaba hace 5 años es totalmente diferente al que yo estoy comunicando y mercadeando hoy dia.”  Cuando Dávila comenzó en su posición actual en T-Mobile se comunicaba mediante tecnología 3G, hoy día ya van por 5G. Dentro de las campañas también se ha tenido que cambiar la manera en que se trabajan. “Lo que antes era una campaña de gente texteando o hablando, ahora son video-call y Netflix o streaming en tu celular.” Hay que estar continuamente pendiente a lo que se está volviendo más y más importante para el consumidor para no tener una campaña “outdated” o fuera de época.

    En el mundo entero, y más aún en Puerto Rico, hemos tenido muchas adversidades. Siendo el teléfono la herramienta primordial para la comunicación, T-Mobile, como otras compañías de teléfono, han tenido que adaptarse y buscar la manera de sobresalir. Por el contrario, bajarán las ventas. Pensando en la crisis actual del Covid-19, y en cómo T-Mobile trabajó la crisis del Huracán Maria, ¿cómo se comparan ambas crisis en cuanto a su manejo y cómo afectaron el “day to day” de su trabajo? “Fueron unos tiempos bien difíciles.” relata Davila. “Por 4 largos, tediosos y dolorosos días estuvimos totalmente incomunicados con nuestros clientes.” Se tuvo que cambiar toda la estrategia que ya tenían, cada día era un reto distinto. Luego de esos 4 días, en vez de enfocarse en vender planes y teléfonos, la comunicación se centraba más en dejarle saber a los clientes donde se estaba empezando a conectar, donde había señal, a donde se podía a ir. Así se comenzó a realizar una estrategia de relaciones con la comunidad. “Íbamos todos los viernes a una comunidad diferente para llevarles agua y comunicación.” recuerda Dávila. El primer pueblo que recibió su visita fue Comerío. Se les llevaron teléfonos de satélite para que las personas pudiesen llamar a sus familiares. “Fuimos la primera comunicación que tuvieron en días, fue desgarrador.” Ella admite que lo piensan ahora y no saben cómo lo lograron. Todo el mundo cambió de rol en ese tiempo. De la misma manera, así como velaron por sus clientes, tuvieron que tener en cuenta a más de 600 empleados. Algunos gerentes tuvieron que ir puerta por puerta buscando sus empleados.” La compañía sabía que lo que se estaba haciendo antes del Huracán María, simplemente ya no podía ser. “No teníamos un mapa, ni un libro, ni una estrategia que hacer, porque todos los dias la situación era diferente,” explica Dávila. Nos cuenta que se realizaban unos “mini meetings” todos los días con las agencias. No había oficina, así que se reunían todos en nuestras oficinas que se convirtieron en el centro de reuniones ya que teníamos un “bunker” donde había agua, luz e internet. Se convirtió en una “burbuja” para los empleados, donde hasta llevaban sus hijos para poder manejar lo personal y su trabajo. Se trataba de cambiar la perspectiva todos los días y adaptarse a esos tiempos de incertidumbre. “Era más bien dejarle saber a nuestros clientes como íbamos mejorando nuestro recovery y cómo íbamos ayudando a Puerto Rico a “build up”.” Además, T-Mobile se encargó de distribuir un “flyer” junto al periódico del “El Nuevo Día” con información básica sobre lo sucedido para hacerle llegar a pueblos en donde aún no había llegado ni el periódico. “Las personas estaban totalmente incomunicadas. Nosotros nos encargamos de hacer una alianza con El Nuevo Día para pagar un camión que salia todos los días con un newsletter que hacíamos con un resumen de la información más importante.” Se estuvo haciendo esta iniciativa por 2 semanas a lo que los periódicos podían llegar a estos pueblos. Nos dice que todas estas ideas surgieron “on the go”. Igualmente, se realizaban iniciativas mediante la radio, ya que fue el único medio de comunicación que seguía en función. “Cuando comenzó a subir la red, fuimos bien honestos con el tema, y decíamos que sí, se nos cayó la red por completo,” cuenta Dávila. A la vez que se comunica todo y se habla con transparencia, la credibilidad y la lealtad que tienen los clientes se ve y se mantiene. Gracias a que se obtuvo esta recuperación con bastante rapidez, los meses de noviembre y diciembre rompieron récord de ventas que desde que se lanzó T-Mobile en el 2014 no se había logrado. Nos explica Dávila que la clave es estar dispuesto a adaptarse a cualquier cambio y más importante, escuchar.

    Mirando hacia adelante, nos preguntamos ¿cómo se puede recuperar el trabajo o la estrategia que ya estaba planeada? ¿O se considera que se necesita cambiar de estrategia y tener un “backup plan”?  Para esta pregunta, ella tenía una respuesta chocante pero cierta. “No importa el backup plan que hagas, lo que va a pasar nunca va a ser como tú lo planificas.” T-Mobile tiene un plan detallado con instrucciones y prioridades, y en situaciones como esas realmente no se miran. Son situaciones tan diferentes unas a otras que no se puede tener un plan o estrategia “set in stone”. De cada situación se aprende y se va mejorando el “response”, sin embargo, no se trabaja un huracán de la misma manera que se trabaja una pandemia.

    Actualmente con el Covid -19, teniendo todas las tiendas cerradas debido al cierre del gobierno, la preocupación mayor era buscar cómo mantener esas ventas. Nos dice Dávila que se cambió al 100% la estrategia y se movió a los canales virtuales. En lo que, paulatinamente, se comenzaban a abrir las tiendas, se enfocaron en relacionarse con el cliente de manera virtual, ya sea por llamada, por chats y por internet. “Basado en cómo la gente iba reaccionando, nosotros íbamos reaccionando a ellos,” nos explica Dávila. Fue una buena estrategia, pues se logró generar más de 20,000 llamadas para ventas en un mes. Tanto así, que al generar tantas llamadas no había suficientes personas para atenderlas. Sin embargo, esta fue otra oportunidad para adaptarse. Se capacitaron los empleados de tiendas para recibir llamadas para ventas y así responder a la demanda. Además, la comunicación de mercadeo cambió por completo. Al surgir los hashtags de “quédate en tu casa”, se canalizaron en mercadear todo lo que fuese necesario para poder trabajar, estudiar o entretenerse desde sus casas.

    Con la llegada de los fondos del “C.A.R.E.S Act”, también se vió la oportunidad de mercadear a los estudiantes universitarios que buscaban continuar sus estudios, necesitando equipo para hacerlo.  Las campañas y las publicaciones se fueron adaptando a la realidad que se estaba viviendo. Personas en mascarillas, restaurantes vacíos, envíos a la casa, evitar las manos de las personas, entre otras cosas que están presentes en esta nueva publicidad para así enfatizar como T-Mobile forma parte de esta nueva realidad. “Necesitas gente que se mueva rápido, que pueda pensar rápido, y tenga la mente abierta para poder adaptarse,” recalca Dávila.

    Aparte de conocer sobre la marca y cómo se trabaja, nos surgió la curiosidad de conocer cuál es la campaña que más le gusto y la que menos le gustó a Lyanette Davila.  Compartió con nosotras que su favorita fue “Brazilian Wax Nice”, lanzada al mismo tiempo que se hizo el cambio a T-Mobile Puerto Rico. Fue una campaña súper exitosa y pegajosa entre el público, que logró mucho reconocimiento y altas ventas en un solo comercial. Otra campaña que está entre sus favoritas es “Yamilexx con doble x”. En el 2014, se lanzó lo que era “T-Mobile Un-carrier” donde se quería destacar que podía escoger el plan que tu querías con el teléfono de tu preferencia. De la misma manera, esta campaña tuvo mucho auge y reconocimiento entre los clientes. Ambas campañas destacaron la creatividad y el toque humorístico, pero personal de la compañía. Además, nos dió un pequeño adelanto de una campaña que se grabó recientemente con una joven comediante puertorriqueña titulada “Quien te quiere no te deja” con la comediante Larissa Dones, mejor conocida como Lari Poppins.

    Cerrando esta entrevista quisimos preguntarle a Lyanette Dávila, ambas como mujeres jóvenes buscando oportunidad en esta industria, qué piensa son aquellas cualidades que debemos tener nosotras y otros jóvenes que aspiren a trabajar dentro de la industria del mercado. Nos aconsejó que, “se tienen que querer comer el mundo, y demostrar que lo quieres más que nadie. Demuéstralo en tu trabajo, demuestra el hambre de crecer.” El que trabaja para algo lo consigue. De esta manera logró obtener sus puestos y crecer en la industria. Otro consejo que nos dió fue preguntar. “Pregúntalo todo. Aprende de todo, no solamente de tu área, se necesita conocer un producto, una marca, un cliente super bien, y la única manera es preguntando.” El resultado de cómo se ve la marca al final del día es trabajo de todos. En estas conversaciones es que se cuestiona, se crece y se conoce de diferentes perspectivas. En fin, “cómanse el mundo, quiéranlo más que nadie y pregunten, pregunten, pregunten, ¡y cojan nota de todo!”

    Queremos darle las gracias a Lyanette Dávila por brindarnos un poco de su tiempo y compartir con nosotros información y consejos valiosos. Fue un placer poder entrevistar a una mujer puertorriqueña qie nos inspira a seguir sus pasos.

  • “Estar en un camino que me haga feliz, más allá de lo económico…”

    estar-en-camino

    Tuvimos la gran oportunidad de entrevistar a Marisol Vega Couto quien es la primera mujer puertorriqueña en presidir Arcos Dorados para Puerto Rico e Islas Vírgenes, empresa dueña de la franquicia de la cadena “McDonald ‘s”. Además, es la primera mujer en ser presidenta de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico. Como mujeres, desde el inicio nos emocionó mucho hablar con Marisol pues ha liderado su camino profesional con éxito desde las comunicaciones y el derecho. Por lo tanto, iniciamos nuestra conversación preguntándole cómo logró unir ambas ramas en su carrera. Vega nos mencionó que el estudiar Derecho le brindó unas habilidades únicas que la diferenciaron de sus compañeros. Adquirió un conocimiento 360 ya que aprendió de muchos temas, por ejemplo: la causa y efecto de las decisiones, la forma correcta de asesorar un cliente, la planificación y la estrategia. La frase de un “conocimiento 360” nos hizo afirmar que, de decidirlo en un futuro, estudiar Derecho nos podría brindar perspectivas y vías de decisiones que se complementarán con nuestro trasfondo de comunicaciones. De hecho, su trasfondo en derecho le dio la oportunidad de estar presente en conversaciones de liderazgo desde el inicio de su carrera.  Vega alentó a nuestra generación a diversificar nuestros conocimientos, no solamente con Derecho sino con diferentes ramas.

    Para enfatizar, el liderazgo para Marisol Vega siempre ha estado presente y una de las claves para lograrlo es estar rodeada de personas trabajadoras, competentes y dispuestas a colaborar. Su liderazgo nunca ha sido trabajo de ella sola, sino que siempre busca la colaboración. Lo denominó como “liderazgo cooperativo”. También destacó otros aspectos importantes como la importancia de conocer la operación, adaptarse a herramientas adelantadas, la retroalimentación con públicos externos e internos de la organización, y reconocer que las transiciones a los cambios toman tiempo.

    Sin duda alguna, los tiempos están cambiando y estos cambios tienen repercusiones en el campo laboral. Según Vega, la manera de operar una empresa está cambiando. Por tal razón, en su compañía les dan espacio a jóvenes recién graduados porque tienen conocimientos y una visión diferente. Sin embargo, admite que debe haber un balance entre la innovación y la tradición para el éxito ya que todo cambio operacional conlleva tomar decisiones económicas que no se dan de un día para otro. La mayoría de las empresas aún están en ese proceso de transición a la implementación de tecnología avanzada, algo que el efecto de la pandemia pudiera acelerar.

    En contraste, como mujeres, muchas veces nos da miedo el qué dirán de nosotras en puestos de liderazgo y, a veces, nos cohibimos de intentarlo. Sin embargo, Vega promueve el rol de la mujer en estas posiciones y dice que, aunque sí existe el discrimen, ella no lo ha vivido. “Nunca me he sentido discriminada, pero sí soy apasionada por mi trabajo y trabajo arduamente. Queda mucho por hacer en la industria de restaurantes. Pero en McDonald’s no, la mayoría somos mujeres. Realmente la calidad de tu trabajo es lo que determina si adquieres un puesto de liderazgo o no, independiente de si seas hombre o mujer.”

    En conclusión, Marisol Vega es una mujer que ha priorizado un camino que la haga feliz. Nunca pensó en ocupar los puestos que preside en la actualidad, sino que poco a poco se le presentaron oportunidades que supo aprovechar. Nosotros los jóvenes nos vamos a enfrentar a un panorama laboral diferente por lo cual es importante aprovechar todo tipo de conocimiento y desarrollar esas habilidades tan valoradas como el saber trabajar en equipo, la comunicación, la responsabilidad, la innovación y el liderazgo.

  • Tomar el control en momentos de crisis

    tomar-el-control

    El manejo de crisis es uno de los grandes retos que pone a prueba el profesionalismo de los comunicadores. Las comunicaciones son una base fundamental que nos brindan la oportunidad de relacionarnos con otras personas y aprender a trabajar con mentes líderes que sepan comunicar la verdad en todo momento.

    De igual forma, según el blog Rock Content, el manejo de crisis se define como un proceso administrativo en el cual se involucran varias áreas de una empresa para superar los desafíos que plantea la emergencia. Además, una crisis puede afectar la imagen de la institución si no se atiende al momento. Tras escuchar distintos puntos de vista sobre el manejo de crisis de parte de Zahira Douez Sepúlveda, gerente de comunicaciones para Arcos Dorados, compañía que opera los restaurantes McDonald’s en Puerto Rico, Islas Vírgenes de los Estados Unidos y las Islas Francesas del Caribe, pudimos apreciar diferentes factores que son claves dentro de la industria de las Comunicaciones. 

    Podría parecer imposible lograr manejar exitosamente algún suceso inesperado que afecte la imagen del cliente, pero la clave podría estar en la capacidad de adaptarse a cualquier situación y trabajar distintos roles a la vez. Si bien estas destrezas solo se logran pulir mediante la experiencia, el estar ávido a aprender, a desarrollarse y explorar distintas áreas del campo de las comunicaciones es un primer paso hacia el éxito en momentos de crisis.

    “Parte del manejo de crisis es ponerte todos los posibles escenarios en que pueda salir afectado [el cliente]”, ejemplificó Douez Sepúlveda como parte de su ejecutoria, que también incluye tener un manual de situaciones, preparar su equipo de trabajo, y tener una serie de referencias. Otra de las prácticas que señaló como esencial es mantener la práctica de realizar un reporte, sobre lo que acontece y de las acciones tomadas, como medida para mantener el control en los momentos de crisis. Aunque reconoce que el manejo de crisis no es su área favorita, admite que se desempeña exitosamente en esos escenarios, logro que se puede adjudicar a la experiencia y la disposición a atender o mitigar las situaciones que le afectan.

    Igualmente, ella entiende que muchos de los retos pueden ser impredecibles, pero hay tantos otros que sí se pueden prever y permiten la elaboración de una preparación para ello. Esta idea es apoyada por Forbes México, una revista especializada en el mundo de los negocios y finanzas, que estipula lo siguiente: “una crisis no se puede evitar, pero sí puede prevenir y disminuir el impacto negativo tanto interno como externo. Creo que esta pregunta se la han hecho muchos CEO y directivos a lo largo de su vida profesional, y es que nadie nace sabiendo cómo reaccionar ante una crisis y mucho menos gestionarla en un entorno donde diversos factores no están bajo nuestro control”. Algunas circunstancias que pueden detonar una crisis son desastres naturales, rumores, inconformidad del cliente, escándalos sexuales, entre otras.

    Aunque la crisis se vive, se trabaja y se cambia minuto a minuto, el secreto para saber sobrellevarlo es tener presente que el relacionista no está para esconder, sino para buscar la verdad. Por tanto, la clave para manejar una crisis es ser agresivo, educar a tu equipo con lo que enfrentarán, mantener una búsqueda de soluciones innovadoras que no caigan en la monotonía y no tomar la situación personal.

    A pesar de que aprender a manejar el tiempo en un ambiente intenso resulta retante, lograr practicarlo resulta igual de importante que mantenerte informado en todo momento. El continuar con la educación es vital para mantener y desarrollar el talento, además de que provee herramientas que ayudan a la preparación profesional. La egresada de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico aconseja que, para tener mucho éxito en el mundo de las comunicaciones, hay que esmerarse en tener buena redacción, cultivar nuevos talentos, tener dedicación y estar preparado para cualquier tipo de escenario en donde tengas que proveer tus conocimientos. Continuó recalcando que en este tipo de trabajo hay que saber romper los estereotipos generacionales y la importancia de darle valor al trabajo para que nos consideren con el mayor de los respetos.

    Referencias

    Aguiar, A., 2020. Manejo De Crisis: ¿Cómo Gestionar Bien Una Crisis De Marca?. [online] Rock Content. Available at: <https://rockcontent.com/es/blog/manejo-de-crisis/amp> [Accessed 9 July 2020].

    Solís, A. and Meza, H., 2020. Manejo De Crisis: ¿Y Ahora Quién Podrá Ayudarnos? • Forbes México. [online] Forbes México. Available at: <https://www.forbes.com.mx/manejo-de-crisis-y-ahora-quien-podra-ayudarnos/> [Accessed 9 July 2020].

Eager to Think Big?

Eager to Think Big?

Call Us (787) 643-7999

Write info@bigthinkgroup.com

Visit Us #1850 Fernandez Juncos, San Juan PR 00909